TRATAMIENTO DE TONIFICACION CON VITAMINA C

Tener una cola tonificada, firme y que luzca saludable se ha convertido en una obsesión para cientos de mujeres colombianas, que buscan evitar que la flacidez se apodere de una de las partes más atractivas del cuerpo femenino.

Fajas, masajes, mascarillas y novedosos tratamientos como carboxiterapia (inyecciones de dióxido de carbono), radiofrecuencia (estimulación del colágeno con calor a nivel profundo) y vacumterapia (hondas de succión para moldear los glúteos) son algunos de los métodos a los que acuden las mujeres, y algunos hombres, para lograr un derrier perfecto.

El protagonismo, sin embargo, se lo está robando la vitamina C, la cual tiene propiedades para estimular la producción de colágeno, combatir el envejecimiento de la piel, las estrías, las manchas ocasionadas por la edad, la flacidez y los efectos de los rayos ultravioleta.

Las vitaminas no sólo contribuyen a mantener nuestra salud, sino que también tienen efectos directos sobre el aspecto de nuestra piel y cabello.

La vitamina C es una de las más importantes y aporta a nuestro organismo un importante número de ventajas, entre ellas:

  • Mejora la visión
  • Ayuda a regular la presión sanguínea
  • Potente efecto antioxidante
  • Fortalece el sistema inmunológico
  • Es eficaz para luchar contra el envejecimiento prematuro de la piel
  • Estimula la producción de colágeno
  • Ayuda a combatir la flacidez de la piel, las estrías y las manchas.

Pero, centrémonos en los glúteos: ¿qué beneficios aporta la vitamina C a esta área? Consigue reducir la flacidez y mejorar el aspecto de la piel, haciendo que los glúteos se vean (y estén) más tersos y, por tanto, con un mayor volumen.

La principal acción de la vitamina C en la piel es estimular los fibroblastos, células que producen y depositan el colágeno, encargado de dar soporte a la piel, contribuyendo de este modo a que el tejido cutáneo sea más terso.

La tonificación con Vitamina C es un tratamiento muy sencillo y seguro que consiste en inyectar este nutriente directamente en la zona a tratar.

La duración del tratamiento depende de las necesidades de cada paciente, pero lo más habitual es llevar a cabo 5 sesiones, una cada 8-15 días.

Después del procedimiento, debe dejarse reposar el área tratada durante dos días para que la vitamina C se absorba adecuadamente. El paciente puede hacer su vida normal, pero debe abstenerse de hacer ejercicio que suponga del área tratada. Pasadas 48 horas puede retomar su rutina normal de ejercicios.

En algunos casos es posible notar edema (hinchazón) en la zona inyectada, pero esta inflamación tiende a desaparecer al cabo de unos días.

¿Qué tipo de pacientes se pueden someter a este tratamiento?

Está recomendado para personas entre 36 y 60 años, cuya piel ya ha comenzado a perder colágeno de una forma moderada, aunque también se puede aplicar en personas fuera de ese rango de edad si no consiguen los resultados buscados a través de otras técnicas.

¿Cuándo se notan los resultados?

La vitamina C es absorbida por la piel en las primeras 48 horas, por lo que los resultados empiezan a evidenciarse rápidamente; aunque para obtener el resultado deseado son necesarias varias sesiones.

Lo importante en estos casos es ponerse siempre en manos de profesionales y combinar este tratamiento con una alimentación sana y con la práctica moderada de ejercicio varias veces a la semana. Es imprescindible incluir en la rutina de ejercicios algunos específicos para modelar los glúteos, como las sentadillas. Un sencillo cambio de rutinas puede producir efectos muy beneficiosos sobre la zona glútea. Caminar más y olvidarse del ascensor refuerza esta zona del cuerpo prácticamente sin esfuerzo. Además, tener una actividad física moderada tiene efectos beneficiosos para todo el cuerpo en general.

También podemos ayudar al cuerpo a obtener más vitamina C de forma natural incrementando la ingesta de alimentos que la contengan, como papaya, piña, arándonos y coliflor. Estos productos son, además, una gran ayuda a la hora de cumplir el objetivo de seguir una alimentación más sana y equilibrada.

Como siempre, la hidratación es esencial para que el cuerpo cumpla bien con todas sus funciones. Una buena hidratación ayuda a que los glúteos se mantengan en mejor estado, así que no pueden faltar dos litros de agua al día, repartidos entre el agua que bebemos directamente y aquella que contienen los alimentos.

También se aconseja dormir con ropa que no sea ajustada. Este tipo de prendas dificultan la circulación y afectan al proceso de regeneración de los tejidos, provocando la aparición de celulitis.

Tratamientos complementarios

Lo bueno de la tonificación de glúteos con vitamina C es que, se puede complementar con otros tratamientos para mejorar el aspecto de la zona tratada. De hecho, es muy aconsejable que el paciente se someta a masajes que ayuden a eliminar la grasa.

Además, puede someterse a otros tratamientos, como radiofrecuencia, para eliminar la celulitis, e incluso a mesoterapia. Los tratamientos cosméticos también suelen dar buenos resultados, pero es importante elegir productos anticelulíticos y reafirmantes de calidad.